Massifying bitcoin? Presidential candidate explores Chileans' interests

Hechos clave:
  • Seguidores en Twitter de José Antonio Kast mostraron posiciones encontradas sobre las criptomonedas.

  • El fundador del partido Republicano no señaló abiertamente si está a favor de bitcoin.

En el marco de la entrada en vigencia de la Ley Bitcoin en El Salvador, José Antonio Kast, candidato presidencial para las elecciones que se realizarán el 21 de noviembre próximo en Chile, se abrió a la posibilidad de masificar el uso de bitcoin (BTC) en el país suramericano.

El abogado, fundador del Partido Republicano de Chile, escribió un mensaje en su cuenta de Twitter este 8 de septiembre preguntando a sus seguidores sobre la posibilidad de promover la adopción de la criptomoneda.

Sin indicar abiertamente si está a favor de bitcoin, el tuit de Kast invitó a los chilenos a comentar la decisión del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, de dar a la criptomoneda el rango de moneda de curso legal, un hecho que se concretó este 8 de septiembre.

Chilenos divididos: a favor y en contra de bitcoin

Las respuestas a la pregunta de Kast oscilaron entre los que estaban a favor y los que estaba en contra de la propuesta.

Así, mientras algunos tuiteros repitieron el discurso que acusa a bitcoin de ser fuente del lavado de dinero y de estafas, otros cuestionaron a quienes hicieron este tipo de observaciones y destacaron la trazabilidad de la red blockchain, que permite hacer seguimiento transparente de las transacciones.

Algunos comentarios se centraron en las diferencias entre el dinero fíat y las criptomonedas. En este punto, muchos apoyaron al peso chileno diciendo que les inspiraba más confianza, por su naturaleza centralizada al ser emitido por un gobierno.

En contrapartida, hubo quienes salieron en defensa de la descentralización del dinero. Citaron las propiedades de las carteras de criptomonedas, destacando además la importancia de preservar la privacidad de los usuarios.

Se refirieron también al tema de la volatilidad de BTC, viendo esta característica como algo incompatible con el resguardo de valor. Algunas respuestas refutaron estas opiniones, resaltando el hecho de que, si se ven los cambios de precio en el transcurso del tiempo, la criptomoneda tiene ventaja.

«Imagínate el ahorro, que desde 2010 bitcoin … ‘demasiado volátil’ tiene como 10000000% de ganancia», escribió @OtakuBitcoinero. Esto, al tiempo que @banco_central_ señaló: «ha estado al alza por 10 años, si miras la tendencia más de largo plazo. Para los que llevan más tiempo, claro que ha protegido contra la inflación».

Partido Republicano con planes de digitalizar el Estado

Al observar las respuestas, José Antonio Kast siguió indagando el interés de los chilenos por las nuevas tecnologías:

«Veo que la discusión sobre criptomonedas tiene partidarios y detractores. ¿Qué opinan de avanzar en tecnologías basadas en el blockchain para descentralizar el gobierno central, acabar con el monopolio y sobre-costos en el Estado?», apuntó el candidato en otro tuit, recibiendo nuevamente comentarios encontrados.

Por lo pronto, se desconoce si Kast -quien aspira a ocupar un lugar en el Palacio de la Moneda para el periodo 2022-2026- tiene planes de masificar el uso de bitcoin o implementar plataformas blockchain en Chile.

De acuerdo a las publicaciones en medios locales, lo que se sabe hasta ahora es que el Partido Republicano de Chile, identificado como de derecha, incluye entre sus planes la digitalización del Estado. Para ello, contempla «conectar e informatizar sus servicios, tomando como base modelos de e-government de países como Australia, Singapur y Estonia».

En ese sentido, en julio pasado otro candidato a las elecciones presidenciales chilenas hizo un pronunciamiento más contundente, en contra de bitcoin.

Tal como reseño CriptoNoticias, Ignacio Briones, representante del partido Evolución Política, mostró una inclinación más favorable por las Fintech antes que por bitcoin y las criptomonedas. Para el político y economista hay que ser «cautelosos» ya que, según dice, no son estables en su cotización, no están regulados y se encuentran en una zona «gris».